martes, 26 de enero de 2010

La bestia selenita


La fulgurante bestia selenita de cabeza oblonga, dispone de unas eficaces antenas detectoras de vibraciones lunares producidas por cráteres e irregularidades acentuadas. El metal líquido es muy profuso en los cráteres, y compone el principal alimento de esta bestia, que se desplaza a brincos de fisura en fisura. No solo porque allí pueden encontrar su principal (aunque no el único) medio de subsistencia, sino también para poder ocultarse en caso de peligro, ya que la sangre de la bestia selenita es muy preciada por sus propiedades curativas, y los humanos lo saben. Las antenas de este animal tambien le sirven para crear campos de gravedad, capaces de crear óbices, obstáculos, generalmente a pequeñas presas, facilitándole su captura. La piel de este ser se mimetiza completamente con su entorno, convirtiéndolo en una especia muy apta para la supervivencia.

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

No hay comentarios:

Publicar un comentario