sábado, 23 de mayo de 2009

Makaradán del Pantano (Jesús Tortosa y Leo Barrachina)


El Makaradán del Pantano lleva habitando la intrincada selva pantanosa Akashart del planeta Arnio desde hace más de 220 millones de años. Es un animal sigiloso, experto en camuflaje y de costumbres nocturnas, que se alimenta de los gases que expulsan los rabinos de disco (un tipo de hongo que se reproduce a las orillas de los pantanos) y de pequeños anfibios nocturnos. Absorbe mediante unos pelillos tubulares que le cuelgan de su probóscide casi todo lo que necesita para su supervivencia. Posee una poderosa mandíbula provista de afilados dientes que emplea únicamente con funciones intimidatorias, para defender su territorio, y un agudísimo oído, que junto a su visión nocturna, le permite detectar con facilidad a los pequeños anfibios que transitan por los pantanos . La temperatura es bastante elevada, pudiendo fácilmente llegar a los 32-34ºC, y el clima muy húmedo. El Makaradán pantanoso está a medio camino entre los reptiles y los mamíferos, pero su sangre es fría y es ovovivíparo. Carece de cuerdas vocales y en época de reproducción, los pabellones de los machos irradian vistosos colores amarillos, azulados y anaranjados. Respecto a su modo de vida, las hembras viven en grupos con las crias, mientras los machos son seres solitarios que tan solo se juntan con las hembras en periodo reproductivo, que comienza a principios de mayo hasta finales de junio aproximadamente. Las crias estan desprovistas de color, son totalmente transparentes, y conforme van creciendo, adoptan un color verde oliva los machos y azul claro las hembras. Estos animales están completamente adaptados a la vida en el pantano, siendo grandes trepadores y nadadores muy veloces.

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.